miércoles, 23 de abril de 2008

Andalucía Orienta : Recursos y Estrategias Toma de Decisiones

Os envío las transparencias que utilizamos en las presentaciones en centros educativos. Seleccionamos las más adecuadas según los intereses del grupo. Nos sirven de punto de arranque para generar preguntas, reflexiones y potenciar la curiosidad y participación de los asistentes.
Estoy encantada de que al fin tengamos nuestro blog. Besos a todas/os. Juanateresa.

Algunas reflexiones de Javier Yuste

Entrenamiento en “Solución de Problemas”
Posted on November 25th, 2007 by Javier Yuste

El entrenamiento en “Solución de Problemas” se centra en las percepciones, auto evaluaciones, atribuciones, etc (en definitiva, procesos cognitivos) que subyacen a la conducta agresiva o al desajuste conductual (Berkowitz, 1974; Novaco, 1978), en definitiva, a la conducta desadaptada. A partir de diferentes investigaciones (Blatt y Kohlberg, 1975; Spivack, Platt y Shure, 1976; Shure y Spivack, 1978,1982), se teoriza que el aprendizaje social es mediado por un conjunto de procesos cognitivos o habilidades cognitivas de solución de problemas interpersonales, aceptándose la existencia de una relación muy estrecha entre la habilidad mencionada, y un funcionamiento humano saludable. Estos autores (Spivack y Shure, 1974), desarrollaron un “Entrenamiento Cognitivo en Solución de Problemas Interpersonales”. Pretenden enseñar al sujeto “cómo pensar” en vez de “qué pensar”, a partir de aumentar su habilidad para generar soluciones a los problemas; para determinar las formas adecuadas de cómo conseguir las metas, y para reconocer las consecuencias de las estrategias utilizadas para ello. También Goldfried y Goldfried (1980), desarrollan propuestas concretas. Y desde épocas más recientes son muchas las aportaciones del entrenamiento en “solución de problemas”, como son las técnicas de resolución de conflictos (Cornelius y Faire, 1998; Johnson y Johnson, 1999; Porro, 1999; Bermúdez, 2000), las técnicas de negociación y mediación (Corsaro, 1981; Girard y Kock, 1997; Fernández, 1998 a; Brandoni, 1999; Torrego 2000, Torrego y otros, 2000, 2001), o la técnica del aprendizaje cooperativo (Ovejero, 1990; Esteve, 1997;Olweus, 1998; Johnson y Johnson, 1999; Johnson, Johnson y Holubec, 1999;Carbonell, 1999; Cava y Musitu, 2000), usadas como herramientas de diálogo y de encuentro interpersonal, algo que sin duda puede contribuir a la mejora de las relaciones y a la búsqueda satisfactoria de acuerdos en los conflictos.
Muchos investigadores (Lochman, Burch, Curry y Lamprom, 1984; Arbuthnot, Gordon y Jurkovic, 1987; Kazdin, Esveldt-Dawson, French y Unis, 1987), concluyeron que este tipo de entrenamiento en niños y adolescentes agresivos, favorece cambios positivos en la escuela, en su casa, y en su comunidad, manteniéndose de forma evidente las mejoras conseguidas, incluso un año después.
También se han combinado diferentes técnicas de intervención, por ejemplo “autoinstrucciones” con “Entrenamiento en Solución de Problemas Interpersonales”, siendo quizás, el más conocido el “Piensa en voz alta” (Think Aloud) de Camp y Bash (1981). Se elaboró para trabajar con alumnos agresivos, de los primeros niveles educativos, y son los mismos profesores los que actúan tanto de entrenadores como de evaluadores en todo el proceso en el que se combina la auto-instrucción de Meinchenbaum y las técnicas de Solución de Problemas Interpersonales de Spivack y Shure. Los resultados demuestran que los niños y niñas entrenados de esta forma, presentan cambios significativos en su conducta prosocial. También se piensa que la combinación de el “Entrenamiento en Solución de Problemas Interpersonales”, con el “Entrenamiento Dirigido” (coaching), puede conducir a elaborar programas más eficaces (Jiménez, 1994).
Existen evidencias de que la duración del entrenamiento, la edad, y el desarrollo cognitivo del sujeto, pueden influenciar los resultados de todos estos tratamientos (Cole y Kazdin, 1980). E incluso se sabe, que los procesos cognitivos subyacentes a una mala adaptación, se relacionan con otras variables (prácticas de crianza de los padres), que correlacionan con el mantenimiento y desarrollo de la conducta antisocial (Shure y Spivack, 1978; Patterson, 1980, 1986).
Otra cosa, también a tener en cuenta a la hora de planificar tratamientos eficaces (Spivack y otros, 1976), son las diferencias evolutivas, porque determinados procesos pueden resultar altamente significativos en una edad, y resultar apenas importantes en otras. Se reconoce la necesidad de intervenciones más complejas y de mayor duración para lograr efectos más duraderos. Bloom (1985), sostiene como más razonable un entrenamiento evolutivo continuado de la competencia socio emocional, que la realización de intervenciones leves, o solamente durante períodos críticos.
Se ha comprobado que de todas las formas de intervención en competencia social, las que se limitan únicamente a proporcionar información, tienen efectos mínimos sobre las conductas de los niños y adolescentes. Sin embargo, aquellos programas de mayor duración de aplicación, y que enseñan competencias más generales a nivel social y personal (manejo del estrés, autocontrol, toma de decisiones, solución de problemas, resistencia a la presión de los iguales, asertividad, desarrollo de la empatía…), han dado resultados muy positivos y significativos hasta un año después del tratamiento en áreas como adaptación social, conducta asertiva, conducta agresiva, relaciones con los iguales, etc, algo de lo que tan necesitada está hoy la maltrecha convivencia de nuestros Centros Escolares, por los problemas cotidianos de violencia que se generan en su entorno. Son varias las experiencias realizadas a partir del entrenamiento en “solución de problemas”
Por hoy lo dejamos. Otro día hablaré de las intervenciones a partir de la “solución de problemas”. Saludos y hasta pronto.

Javier Yuste // Dec 15, 2007 at 6:05 pm
... En lo que se refiere a educación, no conozco ningún programa de ese tipo (entrenamiento en counselling”) dirigido específicamente a profesores. Y no creo que lo haya porque nadie se preocupa de ello. La sociedad no conoce con exactitud los conflictos cada vez más graves y frecuentes, que se vienen dando en las aulas de Educación Secundaria. En el fondo, a pesar del descrédito que desde hace años viene sufriendo la profesión docente, la “autoridad” del profesor casi inexistente, se da por supuesta y no se concibe claramente que en la relación jerárquica profesor-alumno, pueda desencadenarse una situación hostil de tal magnitud que llegue a pasar por las seis fases (fase racional, de “disparo”, de enlentecimiento, de afrontamiento, de enfriamiento y de solución). Ciertamente, si esa autoridad docente existiera de forma realmente clara y diáfana, las decisiones de un profesor/a nunca tendrían posibilidad de réplica en un escenario de hostilidad. Y quizás sea esa una de las razones por las que no haya trabajos sobre ese tema. Pero la realidad es que esas relaciones hostiles entre profesores/as y sus alumnos son cada vez más graves y la frecuencia que están alcanzando empieza a ser alarmante. A pesar de ello, como sabes, los docentes están afrontando este problema “como pueden”. Son los profesores con más años de servicio, quienes tienen más y mejores estrategias para afrontar esas situaciones y mejorar la convivencia, pero los noveles, los recién incorporados, en general, no suelen “pasarlo bien”. Incluso, algunos docentes con muchos años de servicio están pasándolo realmente mal dentro del aula. Hoy por hoy, el problema se afronta desde la perspectiva de los alumnos. Para enseñarles a ellos habilidades sociales sí existen como sabes, varios programas. Yo opino que la enseñanza de habilidades sociales a los alumnos durante un tiempo prolongado es algo totalmente válido. Y estoy seguro también, que si a los profesores (especialmente a los recién incorporados) se les impartieran cursos de este tipo, se evitarían muchas “depresiones”, enfermedad muy relacionada con la conflictividad que viven a diario en el aula. El tema que planteas me parece estupendo. Creo que es algo muy positivo y te animo a que trates de desarrollar un método de este tipo dirigido expresamente a docentes de secundaria (he visto que eres Orientador de un IES y seguro que conoces de primera mano lo que pasa en las aulas) También creo, de todas formas que cualquiera de esos cursos existentes para empresas, pueden ofrecer pautas de actuación “aplicables en alguna medida” a la enseñanza y que sin duda pueden ayudar “bastante” a los docentes más inexpertos.Un cordial saludo.
Javier Yuste.

martes, 22 de abril de 2008

CONSTITUCIÓN GRUPO MIXTO ESTRATEGIAS

Subtítulo: Orientadas hacia la Formación y el Empleo

1.- INTRODUCCIÓN. JUSTIFICACIÓN.
Población: colectivo de entre 16-25 a 30 años, aprox.
Ámbito de actuación: Formación y Empleo.
2.- OBJETIVOS.
Objetivo General:
Conocer los factores que intervienen en el proceso de toma de decisiones en formación y empleo, sus fases y aplicación, para favorecer dicha toma de decisiones.
Objetivos Específicos:
 Enumeración de las estrategias de la Toma de Decisión.
 Elaboración de pautas a seguir por Técnic@s de Empleo y Orientación para abordar la Toma de Decisiones.

CONTENIDO:
Vimos que el trabajo se centraba en la INTRODUCCIÓN-JUSTIFICACIÓN y en este apartado ya que aquí entraría la parte teórica de la RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS, el PROCESO y sus FASES, que detallo a continuación:

1. Identificar y Análisis del problema.
2. Identificar los criterios de decisión, y ponderarlos.
3. Generar las alternativas de solución.
4. Evaluar alternativas.
5. Elección de la mejor alternativa.
6. Implementación de las demás.
7. Evaluación de los resultados.

Se desarrollaría el punto 3, trabajándose por tanto los FACTORES DE LA TOMA DE DECISIÓN y las ESTRATEGIAS que se ponen en juego.
Se analiza todo el PROCESO y las variables y factores que intervienen en cada FASE (autoconocimiento, motivación, expectativas,…), así como las ESTRATEGIAS que se aplican en cada una de estas FASES.

3.- PROCESO DE TOMA DE DECISIONES:
Resolución de Problemas.
Estrategias de la Toma de Decisiones y Aplicación de las mismas.
Llegamos a la conclusión que cada persona trabajaríamos una de estas FASES y llegaría a unas conclusiones, enviaría su trabajo a la lista no más tarde del 12 de mayo para recibir aportaciones del grupo y así enriquecerse del colectivo y a la reunión que tendrá lugar el día 26 de mayo a las 9.30 horas de nuevo en el Pabellón Real (Parque de Mª Luisa, cerca de la Plaza de América).
4.- CONCLUSIONES.
Se obtendría de lo extraido de cada persona y cada punto.
5.- BIBLIOGRAFÍA
Idem.